7 de marzo de 2008

MI DESIERTO

Los que me conocen y han conversado conmigo últimamente saben de mi obsesión por el desierto. Me dio por pintarlo a cada hora del día, en busqueda de algo,,,quizas de lo sublime de su belleza..quizas de la magia de su inmensidad,,,en fín, solo sé que encontré tesoros que quiero registrar en grandes telas pintadas en ólio...de momento todo en pequeños formatos en acrílico.

2 comentarios:

paloma paola dijo...

Preciosas, quizás pintar la nada tiene justamente eso, encontrar tanto en tan poco, que lindos colores.
Te felicito mi amiga.
Un abrazo grande grande para ti

Pau Llanes dijo...

Hola... paseando llegué a tus desiertos, vagamundeando, como siempre... Me gustaron algunas cosas más que otras, discúlpame mi franqueza... Pero sobre todo me gustó cuando hablas de ti y tus desiertos... para un tuareg existencial como yo eso es mucho... Y luego vi que había hecho un homenaje a Oswaldo... Ummm, qué grande el viejo Oswaldo... Pues sólo por eso (y por tus desiertos) te cuento algo como un regalo... Oswaldo era un buen amigo, me quería y le quería... Admiraba al hombre y no tanto a su pintura, y él lo sabía y me respetaba... La última vez que nos vimos, en su casa en Quito, me hizo rodear de toda su familia, bebimos hasta hartarnos toda la tarde, le gustaba retarme a beber y a hablar de arte mientras tanto... La competición terminó empatada, casi anocheciendo... Nos fuimos juntos a mear frente a los volcanes, al aire libre, todo lo que habíamos bebido de más... Mientras meba, Oswaldo me decía: Pau, vi a una muchacha tan bella en la cena de la embajada cuando me dieron la Legión de Honor Francesa que le dije que se la daba ahora mismo sólo con que me acompañara el resto de mis días, la mitad que tengo le daba... Y ella, tan hermosa, tan joven, tan vanidosa, me dijo... Ande, ande, pobre viejo, si me compra un par de cajetillas de tabaco hasta le regalo un beso en la frente... Era la cigarrera del restaurante y no sabía quién era Oswaldo Guayasamín El Grande... Bueno... me demoré más de lo debido en tus costas... saludos... Pau LLanes... me voy p'al mundo... Suerte